Archivos para el mes de: octubre, 2008

Las hordas de Drakken no tardarían en llegar. Mi destino y muerte estaban marcados. A la luz de la única vela de mi casa escribo estas líneas para que futuras generaciones tengan a bien una guía, una causa, una forma de ser y obrar diferentes, una forma de pensar un poco más noble.
Cuando adolescente, exploré los bosques prohibidos de Litmaher. Nunca llegué a comprender el porqué de su restricción y porqué los grandes patriarcas evitaban que nos acercáramos a ese lugar. De todas formas mi interés pudo más y una noche me aprovisioné partiendo en la búsqueda de esa verdad vedada. La distancia entre mi aldea y el bosque era de aproximadamente veinte lúbelos, por lo que no tardaría más de cuarto de Ziryx en llegar. Pasado el punto álgido del satélite llegué al bosque, atravesando los árboles de entrada. Aproximadamente a dos lúbelos y medio divisé una enorme gruta, o mejor dicho, una especie de entrada que conducía a un posible claro a corta distancia de él. Me adentré lentamente. Ante mi sorpresa, divisé una estructura, algo parecido a una esfera gigante de metal encallada en la tierra. No sin cierto temor, fui acerándome más y más… vislumbré una entrada en ella, una escotilla semiabierta. Luego de varios minutos de meditar y debatirme entre el miedo a lo desconocido y la adrenalina de la aventura, opté por entrar, pasase lo que pasase. Con el terror latente, subí por la escalerilla. Ya dentro de la cúpula, un hedor putrefacto me invadió. Olía a descomposición. Avanzando a tientas, me topé con una protuberancia en la pared que accidentalmente presioné, accionando un interruptor de iluminación (digo esto naturalmente ahora luego de los acontecimientos vividos, pero el pasillo se hizo de día en plena noche, y fue sorprendente). El pasillo me condujo a una sala donde aparecieron ante mi vista los más extraños aparatos de mando de la nave y mi corazón dio un vuelco al ver los cuerpos poseedores de tan desagradable olor. Tres cuerpos aparentemente calcinados por lo que argüí fue un incendio en un sector de la nave. No podía ver sus caras: poseían un casco blanco, con un vidrio que me impedía ver la imagen en el interior. Intenté sacarlo o moverlo, pero se encontraba atorado por algún tipo de dispositivo. Luego de varios intentos… el horror. Mis gritos se escucharon en la soledad de la noche. Cómo describir lo que vi… Esta cara al descubierto tenía dos ojos, pelo en la parte superior, algo que parecía un hocico pequeño, con fosas nasales diminutas, una boca frontal insignificante. Sorprendido y a la vez asqueado, di unos pasos hacia atrás. Qué hacer en esos momentos fue la duda que me invadió. Decidí revisarlos a todos. Eran tres estos seres extraños, dos de ellos quemados por completo. Dubitativo, me dirigí a examinar el tablero de mandos, donde en un sector se reflejaban imágenes distorsionadas, pronunciando algo en un lenguaje incomprensible. Sin saber qué rumbo tomar ante tales artefactos desconocidos, opté por salir. Cuando ya casi estaba fuera de la habitación escuché un gemido… era uno de ellos que aún vivía (el más agraciado por el incendio). Me acerqué. Intentó pronunciar palabra, pero lógicamente no logré comprenderle. Me hizo señas que le diera un pequeño aparato situado en la caseta a escasos direts de donde nos encontrábamos. Accedí y al entregarle la minúscula pieza semejante a metal se lo acercó a su cara. De manera prodigiosa, cuando comenzó a hablar (entrecortada y dificultosamente) podía entender lo que decía.
-No temas… me llamo… Martín Rector… vengo de la Tierra… un planeta de lejos de aquí… mucho tiempo de viaje… estuvimos buscándolos… y los encontramos… pero hemos llegado antes… mucho antes…
A pesar de comprender ahora sus palabras, seguía sin asimilar lo que intentaba decirme, pero lo dejé proseguir sin preguntar.
-Alguna vez ustedes vendrán… es complicado de explicar… algo salió mal en los cálculos… nos estrellamos por la diferencia de atmósfera entre tiempos… ángulo distinto de entrada… pero no importa… tarde y estoy muriendo… acerca codificador a la computadora y te enterarás… no olvides que…
Eso fue todo cuanto dijo y su escasa vida le permitió. Pasé un largo rato pensando, avanzada la noche, examinando la habitación donde me hallaba, buscando la forma de proseguir con lo que fueron sus últimas palabras. Acercar el aparato y comprender…
Aproximé el transformador de voz a la pantalla (la señalada por el navegante de los cielos, otra de las tantas en la nave):
-Bienvenido. Esta central está destinada a la información vital sobre el planeta Tierra, lugar de procedencia de la nave y de los tripulantes que se encuentran en ella. Por favor, seleccione la opción deseada. Ha seleccionado historia. Comenzando.
Estuve el resto de la noche y parte de la mañana mirando esa “pantalla” que además de explicar me mostraba con gráficos y sonidos la forma de vida de estos “seres humanos”, como lo llamaba la pantalla. Venían a buscar una ayuda desesperada. Hablaban de la angustia presente, el tiempo, su evolución y apogeo, sus profetas y los que les enviamos. Vislumbré nuestra necesidad sobre ese planeta, sin entender como sería eso posible… las tecnologías, el tiempo-espacio…
No puedo seguir escribiendo. Drakken viene para eliminarme en sus dinosaurios. Ya puedo oírlos. Sólo resta decir que estos humanos venían a verme, pero dentro de mil quinientos años, cuando me convirtiera en un profeta. Necesitaban que transmitiera un mensaje de paz para próxima era tecnológica. Se suponía que sería la guía y que no debería morir… pero el destino o está marcado… o es oscilante y cambia en un constante reordenamiento argumental. De todas formas Drakken me matará.
Dejo estas líneas para que alguien pueda continuar el mensaje. Es preciso que…

En ese momento el ejército del lagarto irrumpió en la casa del joven perseguido, dándole muerte. Drakken avanzó imponente, mirando a su alrededor, percatándose del último acto del reptil muerto. Tomó la carta y la guardó para sí.
Tiempo más tarde, calmados los ánimos de venganza a pensadores distintos, al regocijo de su aldea, a la luz de la chimenea, leyó detenidamente el mensaje y la descripción del fallecido acerca de sus peripecias. Descreído, en los días siguientes fue a corroborar tales dichos personalmente.
Aceptando el hecho incongruente y extraño de su realidad, el disciplinando y práctico lagarto tuvo una genial idea: lo suplantaría. Esperaría a esos humanos en el tercer ciclo, al cual restaban mil quinientos años para acceder… y los atendería. No del modo que ellos esperaban. Estos acontecimientos cambiaban también su plan inconsistente de poder, sin rumbo fijo. Esto daría a su reinado una orientación impresionante. Ya tendría el mensaje para futuras generaciones: cultivar el mundo nuevo.
Los lagartos no debemos caer en la peste de la condescendencia y la bondad. Era preciso iniciar el cultivo, los recursos naturales escaseaban y lo harían mucho más en las futuras generaciones. Las semillas… la tecnología… todo era nuevo y fascinante.

Anuncios

Cómo pasan las cosas, nadie lo sabe. Por más que uno se ponga a estudiar minuciosamente el por qué de cada paso en su vida, acabaría en el mismo lugar, y sin saber ni descubrir absolutamente nada. Pero la pregunta siempre existió en mí. Desde que era adolescente, cuando empecé a interesarme por la lectura, la música y demás actividades, de las cuales, a las que les di mayor preponderancia fueron a estas dos últimas antes mencionadas.
Quise ahondar también en la vida de personas de las que me interesaban sus trabajos, ya sean literarios o musicales. Y vuelvo a repetirle, doctor Estévez, por la pregunta, y disculpe si soy un poco reiterativo, pero se ha vuelto -por mi situación emocional- algo inestable en mí.
¿Cuánto les valió leer, cuánto fue que leyeron, y hasta que confines llegó su mente? ¿En qué situación mental estarían a la hora de su obra maestra? ¿Acaso descubrieron algo que el simple ser no descubrió? ¿Algo fuera de lo común? ¿De qué modo emplearon todos sus conocimientos, o todo lo sabido en algunos casos, fue meramente lo que la gente llama en forma común, un don de la naturaleza?
Preguntas y más preguntas. No valen nada. Créame doctor, que no me valieron de nada ni me ayudaron porque la respuesta siempre fue -para mí y para mi forma de ver- ninguna. La única manera en que encontraría tan preciadas respuestas o el rotundo fracaso sería viviendo el aprendizaje en extremo. Cabe resaltar estas dos últimas palabras, por lo que tengo que contarle a continuación, doctor Estévez. Sé que usted sabrá comprender o quizá podrá asimilarlo en un futuro no muy lejano.
También estoy al tanto, por estos días, de su investigación insoslayable para todos los entendidos en la materia, materia en la cual me atrevo a decir -y discúlpeme si lo hago sonrojar, sé que no le gusta que se lo diga-, es el mejor que he conocido. Nadie ha vivido el estudio de la Historia de la humanidad de la manera en que usted lo hace.
Quizá no tengamos momento en “la humanidad” para volver a compartir una charla amena como las que solíamos disfrutar, aquellas tardes de otoño que nunca volverán.

Que he triunfado, lo admito. Sé que los comienzos no fueron buenos para mí (supongo que para todos los verdaderos artistas no lo fueron). Pero bien valió la pena intentarlo por haber llegado hasta donde estoy actualmente.
Como le dije anteriormente, llegué a tal punto de interesarme por el proceso de transformación mental de los grandes artistas (llámele Dolbius, Stramik, Prencel, Sameinberger… no sé, no se me ocurren más ahora), y llegué a la conclusión que más que su obras, sus vidas fueron más interesantes aún. Usted se preguntará a qué conclusión he llegado. Pues bien, a una simple desde el punto de vista superficial de este mundo superficial plagado de gente (en su mayoría, no todos) superficial: todos estos artistas son unos verdaderos enfermos. ¡Verdaderos engendros de su propia locura!
Sí, hemos tenido exquisitas charlas antes de mi rotundo éxito como escritor. Hoy en día, ¿quién puede triunfar con una sarta de poemas escritos en su mayoría por las noches y casi en completo estado de ebriedad? Pero por sobre todo: ¿quién puede triunfar en poesía por estos días? ¿En esta ciudad de porquería? Me río al pensarlo. Sólo yo… y así me fue…
He descubierto mundos fantásticos dentro de mi mente (ya que no tengo más que leer y escribir para vivir, me he dedicado por completo a estas actividades durante los últimos cinco años), los que me han llevado a lugares insospechados del cerebro humano, algo que, inclusive con toda su sapiencia, doctor, le sería prácticamente imposible de comprender. Por qué me figuro que le sería imposible de comprender, verá usted, trataré de darle un ejemplo medianamente infantil, sin ofenderlo, pero me gustaban esos ejemplos, repito, me gustaban esos ejemplos anteriormente para comprender las cosas: supongamos que el cerebro humano medianamente normal hace conexiones de pensamientos desde el punto A, relaciona con B, interactúa con C, asocia con D, y busca respuestas en letras hasta unas, tiremos una cifra exagerada, unas mil más. Interesante, ¿no?. Muy bien, ¿que pasaría en el caso de que un cerebro como el de las personas antes mencionadas -y hasta donde creo, humildemente el mío también- ¿Qué cómo llegué a esto? Claro que no fue leyendo libros solamente. Esa respuesta me la reservo para mí, lo siento, ahí no hay explicación posible. Sólo puedo decirle que comenzó como un juego en mis ratos de ocio, practicando, divirtiéndome -¿recuerda la sociedad del Crass? Tengo un amigo allá que me conectó. Estuve por Alemania en un viaje relámpago-… pero exactamente cómo pasé de un lado a otro, nadie lo sabe. Ni siquiera yo, y creo que ellos tampoco.
Es por eso que le escribo estás últimas líneas. Me siento desequilibrado y me he vuelto insoportable conmigo mismo, pero todavía recuerdo las charlas con usted esas tardes de otoño que nunca volverán.
Le envío un cálido abrazo.

Nota del Doctor Estévez (historiador, sociólogo):

A quien corresponda: para analizar este mensaje enviado por (…) deberá tener en cuenta su personalidad, minimizada anteriormente por él mismo.
No me considero un traidor, sé que debería haber obrado de otra manera, ya que esta carta fue escrita en forma particular, pero me dirijo a usted porque esto ha superado mis límites. Habrá de imaginarse que mi relación con (…) antes de lo sucedido fue de una gran amistad, por lo que se me hace difícil emocionalmente estudiar su comportamiento -sé que parece una tontera no poder separar la amistad del estudio, pero no estoy en condiciones de hacerlo ni lo estaré, creo, nunca-. Como dije antes, se deberá tener en cuenta su personalidad; completamente solitario en los últimos meses, cada vez que ha salido a la calle ha protagonizado un escándalo; completamente ebrio cada vez que alguien lo veía, ha destrozado hoteles por cifras siderales, ha escupido en la propia cara a gente que quiso ayudarlo. Todavía no sé cómo fue a dar con esa sociedad podrida de un tiempo del que debemos olvidar para siempre. Dios se apiade de su alma (si existe la posibilidad de que crea en esto).

Las presentaciones en diferentes pueblos lo tenían cansado. Pero necesitaba el dinero. Había tenido una vida un tanto agitada que a sus cincuenta y tantos años el cuerpo le estaba pasando factura. A pesar de ello, fue con su bajo eléctrico siempre fiel y nunca lo dejó abandonado (bien se sabe de muchos bajistas excéntricos que lo empeñaron a causa de su falta de estabilidad emocional). O debería de haber sido a la inversa, su bajo tendría que haberlo abandonado: por sus borracheras, sus deudas de juego, sus divorcios y divisiones de bienes.
De alguna u otra forma habría que comer y guardar unos pesos para esa vejez que agazapada esperaba en una silla, quizás en el campo, quizás junto a un lago, quizás sola, quién sabe. Si la ecuación es excesos, más mujeres, más vida nocturna, podría decirse que lo que estaba viviendo con su osamenta era un estupendo milagro.
Mientras se dirigía a un recital, meditaba sobre su devenir y su pasado. Esta gira debía de ser la última. Con lo recaudado estaría asegurado su retiro. Hubo un tiempo en que fue el dios del bajo: Roberto Desmondo McDolby. Éxitos interesantes, canciones atrapantes con un sonido novedoso, el rock que la juventud necesitaba, la canción que la masa esperaba.
Después, como todos, pasó de moda, pisado por otra más atrayente y lo que creía que era novedad ahora era un simple recuerdo. Así eran los ciclos, por lo que en tiempo de depresión, exceso de drogas y alcohol, más otro poco en “San Inmundo, se lo traemos de vuelta” el sanatorio de rehabilitación, sirvieron para recuperar energías, intentar clarificar la mente y volver al ruedo.
En cuanto a la energía, si bien no era la misma, todavía estaba ahí para seguir dándole cuerda un poco más al motor, como en las viejos épocas. Aunque había que destacar que el publico era ahora un tanto reducido y el traslado otrora en colectivo privado ahora se reducía a una pequeña camioneta. Los equipos de sonido, alquilados para abaratar costos. Sin embargo y pese a todas las inclemencias, Los Definitivos Incendiarios nunca fallan a su público en escena. La banda había ido rotando, sí, con tanto cambio hasta llegar a ser Roberto el único miembro original, dueño de todas las decisiones. Algunos habíanse ido por disputas de egos, como fue el de Fernando, alias Púa de Acero, que se quejaba de un simple problema de créditos en los discos finales. Un simple espacio al que Roberto aludía con falta de lugar para los demás nombres además del suyo. Pese a esto, que supo tolerar con entereza, no pudo evitar cierta aversión hacia los demás por su dimisión acusando la baja de sueldo. ¿Cómo no comprendían que sus vicios habían ido económicamente en aumento? ¡Qué falta de consideración y comprensión!
Una banda con adolescentes ansiosos de gloria y bajo presupuesto sería ideal para ésta, su última gira. Como se dijo más arriba, el público era un tanto reducido, de miles en grandes estadios a solo algunos cientos en el mejor de los recitales. Poco importaba, daría la mejor de sí, la canción seguiría siendo la misma.
Esa noche calzó sus mejores botas rockeras (las únicas que tenía), alistó su campera y pasó la franela a su bajo.
Algo más tarde, subió al escenario con la misma emoción de anataño:
-¡Buenas noches, estimados amigos! ¡Un poco de rock para esta noche!
Sonó el primer tema, un rock eléctrico directo al corazón. Roberto hipnotizaba a la gente con su movimiento, pareciendo un hombre de treinta años más que alguien de su edad. El segundo, el tercero y el resto, con los medios de las baladas clásicas de su repertorio, nutrieron la lista de temas que hicieron vibrar a su comprimido público.
Ya para el final, el cantante se dirigió a sus seguidores:
-Gracias amigos por acompañarme a mí y a la banda en este concierto. Verán, con los años he descubierto que la alquimia de los sonidos iguala mucho a la tradicional, concretamente con las pruebas en los crisoles y demás, comparándome incluso con esos viejos monjes en abadías, experimentando y abriendo puertas dimensionales…
Los presentes se mostraron un poco sorprendidos por tan extrañas palabras. Sólo un poco porque suponían sería otro de los delirios del viejo bajista, por lo que seguidamente empezaron a corear su nombre y pedirle por “Diapasón y Gloría”, tema el cual oficiaba de cierre de todos los recitales. Pero Roberto, obstinado, estaba decidido a transmitir su mensaje:
-Lo que intento decirles es que con determinada combinación de sonidos he logrado generar algo impresionante para mí, y esta noche quiero compartirlo con todos ustedes. ¡El arte de la combinación de los sonidos! No abriré una puerta, ¡pero generaré un rayo de luz que los impactará, ya verán!
El grupo de gente, ya un tanto intranquilo, aguardó a ver con qué se salía este viejo desquiciado.
Roberto empezó a tocar una extraña escala. A veces disonante, molestaba un poco en los oídos de los escuchas. La banda, en tanto, se miraba algo desconcertada por lo que su líder hacía en esos momentos. Roberto se encontraba entrando en un estado como de éxtasis, moviéndose de un lado hacia otro del escenario, tocando la escala musical cada vez más rápido, buscando una especie de clímax.
Ningún rayo apareció y tampoco ninguna puerta se abrió, ni dimensional, ni de la salida. La muchedumbre, en sectores, abucheó la desagradable representación, cosa que irritó al experimentado músico, quien abandonó inmediatamente el escenario, sin saludar, yendo directo a camarines.

Horas más tarde, ya en la puerta del pequeño estadio musical, un Roberto un tanto más distendido se despedía de sus compañeros, para luego subirse a su camioneta y emprender el regreso al hotel donde se alojaba, a unos pocos kilómetros de distancia. Manejando, intentó distenderse y no pensar en el fracaso mágico con su bajo. Para ello encendió la radio buscando alguna estación de baladas. Cuando la música estaba sonando un leve movimiento en la parte trasera de la camioneta lo inquietó. El movimiento se transformó en una vibración que de forma sorprendente provenía de su bajo. Éste empezó a agitarse, dando giros, como cobrando vida. Roberto detuvo la camioneta en la banquina. El instrumento de cuatro cuerdas desprendió un rayo de luz que dio en el techo de la camioneta, abriendo un agujero nebuloso que daba vueltas sobre sí mismo. Pasmado y a la vez alegre al ver que su experimento, aunque tarde, sí funcionaba, se alteró al ver caer literalmente del agujero a un joven vestido como un monje, en la parte trasera de su camioneta.
-¿Quién sos? -preguntó asombrado Roberto
-Emmm… Me llamo Marcos, soy monje y pertenezco a una abadía en las colinas de San Roque Cristis. Tuve un pequeño inconveniente con mi padre abad y el portal dimensional. Recuerdo que me encontraba mirando y…
-Tranquilo, amigo, estoy visiblemente anonadado, pero dejame decirte que caíste en un tiempo hermoso. Verás, necesito montar una nueva banda de rock y me preguntaba si…

Dándole vida a una idea Vale. Y es para Vale.

La habitación, si bien pequeña, era acogedora. La mesa, como siempre, estaba servida para dos. Marta disfrutaba cocinado esta, como todas las noches, y afortunadamente todo habíale salido a pedir de boca, la comida no se había quemado como en incontables ocasiones a causa de su inexperiencia. De todas formas su esposo, Franco, era un marido ejemplar y tolerante, que poco reclamaba y rara vez emitía queja (en realidad Marta no recordaba que alguna vez se haya quejado de algo). Éste llegaba ya entrada la noche, tras la dura jornada laboral como leñador en los bosques.
En eso Franco hizo atravesó el umbral de la puerta y saludó a su esposa. Acto seguido, Marta sirvió en un pocillo la sopa para ambos. Si bien pobres, llevaban una vida moderadamente feliz. Y eso a Marta la reconfortaba. Moderadamente por los pequeños detalles de los pantallazos en sueños, incongruentes, que la despertaban durante las madrugadas. En ellos podía ver a una persona vestida de blanco aproximándosele; no entendía muy bien para qué, pero era como si quisiera meterle algo en el cuerpo. De estos sueños optó por no contarle nada a su esposo, serían angustias pesadillescas que la atormentaban de vez en cuando.

Durante los siguientes días pudo Marta dedicarse a sus quehaceres cotidianos sin la sombra de los sueños, que por fortuna se habían disipado.
Era el año de nuestro Señor mil setecientos noventa y cuatro, con una bella mañana otoñal. Marta se dirigió a tender la ropa, caminando unos metros al salir de la casa de piedra, perdida en las colinas, en un remoto paraje escocés. De repente, el brillo del sol la incomodó, así como de forma imprevista empezó a percibir unos flashes extraños, iguales a los de los sueños, pero esta vez en plena luz del día y lo que era peor… despierta. Trastabilló. Se sintió mareada. Prefirió ir a recostarse por su malestar y desconcierto. Es posible, pensaba, que fuera algo pasajero. De todas formas no lo sabía muy bien. Casi llegando a la cama se sintió desfallecer. Franco había salido temprano como cada día, antes del alba. Estaba sola y desesperada. Las imágenes de su mente se trastocaron con la realidad del lugar, por lo que emitió un grito desesperado. De forma incomprensible, vio una persona, la misma persona de blanco que veía en sueños abalanzarse hacia ella. Cuando estuvo a punto de tocarla Marta de desplomó en el suelo producto del desmayo. Por la noche, al llegar Franco de la Jornada laboral, la encontró en tirada, yendo desesperado a su encuentro, intentando reanimarla. Luego de varios intentos pudo hacerla reaccionar, preguntando éste qué era lo que había sucedido. Todavía algo atontada, concluyó que ya no había espacio para ocultar nada. Le habló de los sueños recurrentes, de la imagen de la persona abalanzándose hacia ella. Franco, en tanto, meditaba sobre lo sucedido. La consoló diciéndole que se quedara tranquila, que podría deberse a diversos factores, mezclados con la soledad, la imposibilidad de tener hijos y la víspera del que perdieron dolorosamente… Estas palabras alentadoras, sin embargo, ocultaban la angustia interior de sospechar que su mujer estuviera enloqueciendo.
La tomó en sus brazos y la acompañó a su recámara, trabajosamente. Al subir las escaleras, Marta empezó a sentir la realidad nuevamente alterada, muy parecida a los sueños tan vívidos de días atrás. De pronto, la habitación, escaleras y todo el lugar se desvaneció para transformarse en un cuarto blanco. Marta gritó. Franco también había desaparecido.
Inmediatamente el hombre de blanco ingresó por una puerta (la única que había en ese cuarto cuadrado) y sin mediar palabras la tomó por el brazo, inyectándole algo que rápidamente la hizo tranquilizarse, entrando en un estado de sopor. La puerta volvió a abrirse, para pasar por ella otro hombre vestido de blanco, visiblemente nervioso por la situación. De nuevo con las alteraciones, decía, cada vez las ausencias son más holgadas, qué vamos a decirle al Sr. Franco, que paga cuantiosas sumas para que se recupere, o por lo menos para que esté moderadamente bien y esta mujer está cada vez más loca. Tendremos que volver con los electrochoques. Y será mejor no perder tiempo, le avisaré al doctor por el intercomunicador, sin mediar más tiempo.
Marta no se había dormido y pudo ver, antes de cerrar los ojos completamente como aparecía la chimenea de su casa aplastando literalmente a los dos enfermeros, dando paso a las paredes, la mesa, las sillas y la escalera.

Mi motocicleta ruge en las rutas desoladas, contemplando atardeceres. El viento caluroso del verano en mi cara y cuerpo podría decirse que me hace sentir libre: tengo la visión. Después de dejarlo todo por una vida nómada, cambiando sedentarismo, oficina y una mujer adicta a las reuniones sociales de narices estiradas (como así también a las joyas), no me arrepiento de nada. Manejaré hasta el fin del mundo.
Por las noches paro en esos hoteles que parecen salidos de una película de carreteras, para que a la mañana siguiente, una vez recargadas las energías, pueda continuar viaje. El fin del mundo es el fin de la ruta, a eso me refiero. Pude acumular algún que otro dinero gracias a varios negocios sucios en mi pasado. El delicado sistema que equilibra las cosas me indica muy en mi interior que algún día pagaré por ello. Pero ahora no importa tanto, seré el dueño de mi propio destino sin tener que responderle absolutamente a nadie.

Una noche me detuve en uno de esos sitios donde se juntan los camioneros a pasar un buen rato, jugar al pool y posteriormente y si la suerte los acompaña, irse a dormir a la cucheta del camión acompañados de alguna reventada que trabaja por allí. Ese sábado el parador estaba atestado, a converger en un cruce de rutas interprovincial importante. Y la mala combinación de los factores primeramente mencionados generó una pelea en la que me vi envuelto, repartiendo puñetazos a troche y moche, sin conocer la cara de quien recibía, sea varón o mujer… sólo pude ver cómo un barbudo con cara maliciosa me asestaba una terrible trompada en la mandíbula. Luego las estrellas… después la nada misma.

No sé cuánto tiempo fue que estuve tirado fuera del bar, en el piso, llena de tierra mi ropa y cara, con olor a orina, hasta que alguien me pateó y me tiró un vaso con agua (o eso creí) en la cara. Era una mujer.
-¿Podés caminar?
“Calculo que te voy a responder afirmativamente si llego a poder levantarme”, había pensado, pero sólo atiné a aseverarlo con un leve movimiento de cabeza. Me incorporé y ella volvió a preguntar, en este caso si tenía a dónde ir. Le dije que no. Luego de unos instantes que los interpreté como dubitativos en ella, se ofreció amablemente a curar mis heridas si yo afirmaba que no era ni un violador, ni un degenerado, ni ladronzuelo. Me reí hasta que el dolor me posibilitó hacerlo y dije nuevamente que no.
Su casa estaba a tan sólo unas cuadras del bar, por lo que sugerí que nos fuéramos en mi moto… Alzando en forma pausada la vista pude verla tirada en el suelo, con la rueda delantera aplastada por lo que podría haber sido un camión y la trasera pinchada. Caminaríamos.
No hablamos mucho durante el trayecto, más bien cruzamos sólo pocas palabras. Cuando llegamos a destino me encontré con una casa bastante derruida, con visibles marcas del paso del tiempo y falta de mantenimiento. No pude calcular cuánto, pero me sugerí que el suficiente. Pasamos. El interior no era mucho mejor. Le pregunté, al pasar, si vivía sola, por lo que respondió que sí de un modo tajante, como sin dejar espacio a otras preguntas por el estilo. De todas formas intenté interrogarla un poco más, pero abruptamente me dijo que me sentara en la silla de la cocina y que esperara, ella buscaría algo con que limpiar mis heridas. Sospechaba de esta buena samaritana, algo no me gustaba en ella, pero le resté importancia. Al regresar la ataqué con un “¿cómo te llamás?”, devolviendo otro seco: “Sara”. Comenzó a pasar un paño con lo supuse era alcohol y algo más, que no podía detectar, sobre mi pómulo izquierdo lastimado. Repitió este acto varias veces hasta que sentí un impulso de atracción repentino. Nos besamos acaloradamente. Me sentía atontado luego de soltarnos, como preso de un sopor. Seguidamente, ese sopor se transformó en parálisis, primero en la cara, después en las manos, luego en todo el cuerpo. No podía moverme y caí en el piso. Su saliva tenía algo, eso era, la había encontrado con un sabor muy denso…
La mujer se alejó lentamente unos pasos, describió un círculo sobre mí y se desnudó, descubriendo una belleza sin igual. Estaba sedienta. De su boca salieron dos grandes colmillos que la depredadora sagaz hincó en mi cuello. Estaba acabado.

Es de mañana. Poco importa, ya estoy solo. Ayer murió el primer oficial, dejándome como último habitante de este barco. Los proyectos y empresas se han ido al mar. La desesperación invadió la goleta cuando avanzó la peste, arrasando con cada uno de los ocupantes. Todos han muerto menos yo. Pero de más está escribir que al encontrarme en alta mar solo, poco podré hacer, dejando mi vida a la deriva, sin contar que puedo ver la muerte agazapada, esperando por llevarme (o eso podría decirse). Qué cruel destino me espera.
Muchos meses atrás era yo un hombre emprendedor y feliz. Antes de convertirme en el capitán de este barco, era amante del esoterismo y disfrutaba con pasión de las lecturas de cuanto tema oculto cayese en mis manos. Fue por entonces que en los círculos íntimos empecé a oír sobre unas tierras mucho más allá del océano, que dejaban de ser leyendas atlánticas para convertirse en realidades concretas. Éstas se encontraban más allá del océano, tierras que supuestamente habían visitado los vikingos en diferentes oportunidades. Me interese sobremanera por el tema, buscando abundante información para empaparme de ello. Mi buen pasar económico (era por aquel entonces un médico distinguido) podía permitirme afrontar un emprendimiento de tamaña magnitud. Buenos negocios había hecho en los últimos años que hicieron mi pasar con respetable fortuna en mis arcas. De esta forma -prosiguiendo con la investigación- logré dar con unos famosos, aunque vedados al vulgo, mapas. ¡Ah gran Drakong, cuánta belleza en tus creaciones! ¡Qué mágica visión de esas tierras remotas!
Meses después abandonaba mi amada España sin informar a nadie, aludiendo un viaje al norte en busca de provisiones, medicinas y demás artículos que “mentí”, me había encomendado una abadía cuya eminencia a cargo era un exquisito sabedor de las artes oscuras. Afortunadamente tenía la venia del excelente maestro abad, amigo mío para sustentar la coartada.
El viaje duró más de los esperado, la tripulación en las últimas instancias se mostraba irascible y lo comprendía, porque yo también lo estaba. Pero una mañana el vigía gritó “¡tierra!” y todos saltamos de alegría. El sueño era realidad y sabía que los mapas no podían fallar. La nueva tierra, el continente inexplorado y virgen (o casi) allí estaba y aguardaba.
Los primeros días nos pasamos descansando y formando nuestro lugar de investigaciones, internándonos en proceso de descubrimiento topográfico solo en pocos tramos y cortas distancias… hasta que nos dimos cuenta de que no estábamos solos. Nativos de esas tierras nos recibieron, reacios y temerosos al principio, pero por fortuna y para evitar una masacre intentando comunicarse luego, mostrando signos de amistad y hospitalidad.
Aquí es donde la historia da un giro inesperado. Si mi idea era que se sorprendieran tanto por nuestra tecnología como por nuestra vestimenta, debo decir que estaba completamente equivocado al referirme a los sobrecogidos. Adoraban, en principio a un ídolo con una especie de casco redondo, cubierto por un traje insólito. Poseían además artefactos extraños. Entre ellos uno para medir el tiempo y otro en particular que me llamó la atención. Era algo parecido a una pequeña piedra que cabía en un puño y que transformaba el idioma de ambos en uno universal. Ellos le llamaban el “decodificador”. Era impresionante. También tenían un sorprendente conocimiento de las estrellas y las constelaciones que me había dejado visiblemente pasmado. No comprendía, así como ninguno de mis compañeros de tripulación, como era que habían desarrollado tal tecnología, a lo que me respondieron los mismos nativos que todos estos artefactos provenían de los dioses de las estrellas, que no tardarían muchas lunas en regresar. No estaba tan seguro de querer conocerlos, teniendo en cuenta que mi tripulación enloqueció ante la codicia del oro y riquezas de estos aborígenes. Poco tardaron en violar a las mujeres y posteriormente matarlos a todos por pura diversión. Había algo en el aire… Una especie de delirio se había apoderado de ellos… como de mí, que de repente me encontré una noche con mi espada ensangrentada en mano, desnudo y con una nativa muerta a mis pies.
Cuando todo parecía concluido vimos algo que nos pasmó por completo. Algo parecido a una nave descendió una noche en las inmediaciones… toda la locura se disipó por un instante, dando paso al miedo. Levamos anclas y nos internamos mar adentro, emprendiendo un vertiginoso regreso.
Con el correr de los días todo fue acomodándose, recobrando cierta “normalidad”, por lo que empezamos a ver toda la situación pasada como si hubiera sido un sueño. Pero tales afirmaciones poco tiempo duraron. Al poco tiempo la nave que vimos bajar en esas tierras vino a nuestro encuentro, rociando con una luz extraña el barco. Luego el silencio. Nada más supimos de la misma… En breve empezó la peste, arrastrando a la muerte a más de cuarenta tripulantes. Cuando quedábamos alrededor de cinco personas, incluyéndome, una noche sin estrellas el artefacto volador hizo su aparición, esta vez desde las profundidades del océano, proyectando luego una imagen transparente, como si de un fantasma se tratase, de un lagarto con forma cuasi humana. Habló en un idioma incomprensible, con aires de reprobación, como previendo nuestro destino. Luego desapareció, al igual que la nave. Los días se sucedieron como los cuerpos arrojados al mar. Ahora que quedo yo solo en el barco, ésta no se despega de mí en las noches, aguardando en el cielo o siguiendo mi trayectoria a ras del océano. Lo siento como una especie de macabro juego, no están esperando nada… sólo se están divirtiendo conmigo. Ya me han comunicado los planes que tienen para mí, voy a ser el experimento para mejorar su alimento, alimento el cual destruimos en tierras lejanas hacía poco más de mes y medio.

Después, reían y mofábanse, vendría un tal Cristóbal, unos doscientos cuarenta años después, pero no podría comprenderlo porque manejo otra concepción del tiempo. Además que de nada serviría, mis días estaban contados. Cuando se cansen o evolucione no se qué líquido que depositaron en mi interior, todo concluirá. De nada sirve el suicidio, lo he intentado y raudamente me lo han impedido. Mi fin se acerca de otra forma que desconozco, pero se acerca invariablemente.

Webs que llevan a otras webs. Enlaces que se pierden en el infinito como en un mensaje oculto que quiere transmitir el autor. ¿Alguna vez has sentido eso? Tengo en mi perfil un enlace a un blog. De ese blog, descifrando el mensaje, encontrarás palabras secretas que formarán el código para llevarte a otra web. No olvides que si no hubieras dado todos estos pasos en tu vida jamás hubieras llegado hasta acá. Y esto último te lo digo un poco a vos, un poco a mí. Espero que tengas en cuenta que muchas de las cosas que circulan por Internet son una basura. Es más… bien esta podría serlo.

Juan leyó detenidamente el mensaje de correo electrónico nada más porque llamó su atención, por esa alusión a lo infinito, fanático como era de Gorbes. Tanta era la basura que recibía por día, que casualmente iba a hacer clic en suprimir cuando sin quererlo se encontró leyendo tan extraño texto. Como un juego decidió que lo resolvería, sólo para ver qué era lo que salía de eso, de todas formas tenía tiempo de sobra.
No fue muy difícil. Se encontró, a fin de cuentas, con una web que daba con una página en blanco y una dirección. Era un pueblo en las cercanías, o relativamente. Unos trescientos kilómetros. ¿Sería peligroso? Más peligroso que recorrer las rutas durante años, esas rutas salvajes, reactivando máquinas para la red en diferentes estaciones. Una cosa sí era cierta, siempre debía tener cuidado con los saqueadores electrónicos. No eran como los mal llamados “hackers” de antaño; estos piratas saqueaban a los activadores en las rutas, cuyo trabajo era excelentemente remunerado pero muy peligroso para ambos, tanto para hackers que traficaban con los proyectores y activadores en el mercado negro, pero debían guardarse de las poderosas armas de ellos, como los activadores debían hacerlo del virus letal que hasta cinco metros de distancia podían enviar directo a su cerebro, reiniciando el chip roseta y dejándolos a disposición para su posterior tráfico.
Además de todo ello, el auto que la empresa multinacional proveía a los activadores de rutas dejaba mucho que desear en cuanto a velocidad, pero esto último no molestaba para nada a Juan. Todo lo contrario.

Bajó la tapa de su computadora activadora, pagó el café en la estación de servicio activada, donde un barbudo y sucio camarero le decía antes: “cincocincuentanotengomonedas” casi sin respirar, y se dirigió a su auto, su fiel bólido, que recorría las rutas junto a él de su destino.
No sería mucho tiempo de viaje. Podría, además, aprovechar para escuchar el audio libro de las “Crónicas de Restingraf”, su relato preferido sobre un tiempo donde no existían computadoras y unos animales extraños dominaban la tierra.
Casi al ocaso, divisó la entrada a un pequeño pueblo que daba justamente, buscando en el mapa central de direcciones, con la antesala al lugar solicitado. Juan debió cruzarlo por entero para llegar a destino. Viose curiosamente sorprendido por las miradas insidiosas de los pueblerinos. Mas tarde y a lo lejos, divisó una vieja casucha de madera, guía y vigía de la vastedad de un campo que se perdía en el firmamento, sin iluminación. Avanzó con su auto, ya encendiendo las luces por la poca claridad que ofrecía el sol a esas horas. bajó del auto y se acercó a la puerta de entrada. Ésta estaba entreabierta. Subió los tres crujientes escalones que lo separaban. Atravesando el vestíbulo, empujó la madera entronada y divisó, no si cierta sorpresa y temor, una silueta sentada en una silla, ya dentro de la casa.
-Te estaba esperando, Juan. Adelante.
El corazón de Juan dio un brinco ante esas palabras ¿Quién era esa persona? Podría suponer que esperaba en algún momento a alguien que descifrara su mensaje, pero no que supiera su nombre. Era, en términos de probabilidades, prácticamente imposible. Salvo que hubiera enviado el mensaje de correo sólo a él, pero no era de esa forma, pudo comprobar que había cientos de direcciones además de la suya y una extensión a una lista drop, que podía contener en forma oculta miles y miles de direcciones… así que había que descartar aquello.
-No temas. Debemos irnos. Descifraste el mensaje.
-Pero fue algo muy simple, ¿a qué se refiere?
-No lo fue. Llevo años esperando a la persona indicada. Se suponía fueras vos. Sabía que darías con la combinación
-Pero y si lo sabía… ¿por qué fue necesario un mensaje de correo? ¿Por qué no fue a buscarme?
-El programa fue hecho de esa forma, y los requisitos para su activación son esos que ejecutamos.
-Pero… no entiendo nada.
En ese momento el hombre empezó a brillar literalmente, tomando a Juan por la mano. El brillo se extendió a todo su ser, haciéndose cada vez más intenso, hasta que los dos por fin desaparecieron por un cable de alta tensión abierto en lo que era la mano de la silueta.

Escribir es un arte, donde la perfección personal abarca sólo una materia: la práctica.
Completá este cuaderno y estarás satisfecho. Pero para escribir libremente hace falta otra cosa. Para ser libre como el viento pegando en la cara en las mañanas primaverales o esa lluvia dominical que cae a veces en otoño se necesita no pensar en alguien más que el personaje mismo, o sólo escribir para uno mismo.
Es por ello que las estrellas me miran esta noche de verano. Alquilé esta finca en las sierras para intentar develar el secreto alquímico de la escritura. Sé del proverbio que reza: “para inventar algo, tenés que inventarlo todo”. Así que acá, en soledad, en esta noche voy a tratar de descubrirme a mí mismo dejando de lado mi pasado y colocando una tapa muy pesada a mi antiguo oficio de investigador policial, ni bien narre los acontecimientos que me trajeron hasta aquí.

El pasado me llevó por calles tenebrosas, inclusive para alguien de mi oficio: pocos detalles daré sobre las investigaciones, pero sí sobre el hecho que me llevó a abandonarlo todo. ¿Me hace feliz esto también? ¿Me reconforta haber vuelto acá y mantener viva la obsesión de querer decirlo todo y no poder descubrir siquiera cómo fue que maté a ese alienígena del sector X3? Era mi enlace para llegar al pez gordo. Todos sabemos el procedimiento de esa porquería, el maldito sistema es una basura. Pero no pude contenerme, esas cosas están por doquier, negociando y negociando, buscando las concesiones que los llevarán a quedarse con todo. Pero sí, es así, quien quiera seas que lea estas líneas, la culpa de todo la tienen los piratas. Esos sucios vendedores de usinas microcósmicas, traficando con el enemigo interno. Lo peor de todo es que nunca podrán ser atrapados, cosa que fue lo que me llevó a hacer mi descubrimiento: estos pedazos de estiércol de quién sabe que dónde eran meras manifestaciones psíquicas de alguien más, que presuntamente debía de andar por las inmediaciones, no he ahondado lo suficiente en las investigaciones de campo, ya era demasiado tarde.

El diario digital nos anunciaba pequeños detalles sobre el devenir del futuro, según Roger Merestrom, un docto en la predicción de catástrofes de civilizaciones, y efectivamente íbamos camino a nuestra propia destrucción. Esto no representaba novedad alguna por aquellos días ni tampoco por estos, pero si analizo bien el asunto, debería haber tomado siquiera algún recaudo. Podría haberlo hecho de habérmelo propuesto.
“Las naves nos llevan camino a una realidad superior”, mencionaba mi compañero casi constantemente. Siempre estaba contradiciéndole respecto de aquello: “Las naves no aparecen, amigo, y siempre se están adaptando a la época. Ahora resulta que nuestro enlace pronuncia palabra en forma de simbología compleja y nos advierte sobre los traidores dentro de nuestro mismo entorno”.

Las mañanas son más frías cuando camino por la pradera en este paraje en medio de la nada. Dónde he dejado toda esa innecesaria tecnología, dónde fue que me perdí y no aproveché todo esto. El sistema te va absorbiendo lentamente. Primero descifraron las pirámides, después vinieron las exploraciones submarinas… después nada y todo a la vez. Después los mensajes… algunos extraños mensajes. El futuro está entre nosotros, con todo el futuro y su peso característico, mezcla de la obviedad de los tiempos y la sorpresa, que una vez asimilada lógicamente deja de serlo para convertirse en plena cotidianeidad.

Primero me di cuenta que podía proyectar esos asquerosos alienígenas… pero a última hora me percaté de que planeaba el asesinato de mi compañero. Tampoco podría haberme dado cuenta de los mensajes que enviaba y como negociaba a través de ellos con los traficantes. En madrugadas me despertaba luego de pesadillas extrañas, de secuestros de injertos en la piel, de torturas, hablando extraños idiomas… los mensajes, yo era el que contactaba. Debí huir, ahora no puedo manejarlo, luego de escribir esto, ejecutaré la simbología alquímica de papel… ya sé lo que vendrá, primero la luz, luego la destrucción total. Las palabras más poderosas del universo.

El padre abad con su andar cansino recorría la habitación en la búsqueda de algo que aparentemente estaría contra la pared izquierda, muy cerca del ventanal. Tanteando con sus manos callosas, pergamino de los años que acompañaron la ardua tarea de dirigir el conglomerado religioso, antes como herbolario, con conocimientos también sobre arquitectura y preparación en diferentes actividades cotidianas, tanteaba en las elevaciones una minúscula especie de botón incrustado casi en la arista de la misma. Con un chirrido que acto seguido hizo esbozar una leve sonrisa (casi imperceptible) en su rostro, el espejo frontal se abrió en forma pausada para dar lugar a una apertura conal, pequeña para el paso de un cuerpo de costado, sin mencionar las acrobacias que debería hacer algún mortal un poco excedido.

Con la luz de una vela, cruzó el umbral y se dirigió por el pasillo casi en penumbras de unos veinte metros, con leve declive y con una curva poco pronunciada.

Allá, afuera, el pasado en la soledad de la abadía guardaba los secretos de retiro, el silencio, el sufrimiento, la peste del año treinta que se llevó a muchos de sus hermanos… pero era, en rigor, algún designio distante del señor.

Los monjes habían realizado sus actividades el día de hoy como todos los días, al alba. “Algunas labores casi mecánicas deben llevarse con un espíritu poderoso”, rezaba el abad. “No dejes que el influjo del ocio domine tu cuerpo y mente, el objetivo es lo que llevará el buen orden de tus funciones, y esos mismos objetivos me han traído hasta donde estoy aquí hoy”.

Los jóvenes monjes llevaban esas palabras impregnadas en su mente desde los primeros días de su llegada al edificio y así es como debía ser. “Las mentes jóvenes son muy volubles y también podría arriesgar que volátiles, por lo que es mejor el conocimiento en rodajas de pan cada día que la hogaza por sus cabezas”, sentenciaba.

Pero había uno que no podía controlar con simples palabras. El joven hermano Marcos, ansioso de conocimiento, rebelde por naturaleza, entrometido y siempre llevando sus narices donde no le llamaban, tenía a mal traer al viejo abad. Este último se había comprometido especialmente en la corrección del novel, como se lo había comunicado al hermano profesor Jeremías, monje el cual se encontró en más de una ocasión en aprietos por la insidiosa (como éste le decía al abad) lengua del joven novicio.

Sus ansias de saber, sus cuestionamientos, sus preguntas sobre la divinidad iban en contra de muchas de las políticas que la abadía guardaba celosamente con el correr de los muchos años que llevaba en pie, y tales inquietudes deberían ser reguladas por el superior, se decía a sí mismo el abad en las horas de pensamiento (no de ocio).

Ahora la hora era otra, y lo que tampoco parecía igual era el sendero al laboratorio. Había un extraño olor… como si alguien hubiese pasado antes. Las sospechas se hicieron realidad cuando vio parado en medio de la mesa de trabajo al joven monje Marcos, aguardándolo con su cara sobria, sagaz e invariablemente inevitable.

Quería una explicación a todo lo encontrado: una mesa llena de muestras, un crisol, un mortero, un horno y demás artefactos propios de los experimentos de la gran ciencia. De todas formas ya lo sabía, ya lo había leído en incontables ocasiones en los libros prohibidos y sabía de qué se trataba. Lo que quería saber era por qué estaba vedado a los demás, por qué era un trabajo del que nadie sabía nada y tema el cual no era parte de la enseñanza en la abadía.

-Verás, mi querido hermano Marcos –empezó a pronunciar un abatido abad a la luz de la única vela que iluminaba el recinto-, los secretos alquímicos no están tan bien reflejados en los libros y muchos de los símbolos tratados en ellos pueden prestar a ciertas confusiones. No voy a cuestionar tu sagacidad ni preguntarte cómo es que has llegado hasta este lugar secreto, cosa que ninguno de tus hermanos ha osado hacer y tampoco he tenido noticias en el registro de la abadía de que lo hayan intentado anteriormente. Pero sí puedo decirte que esto no es bueno… nada bueno.

-¿A qué se refiere, estimado abad? Es cierto que pude observar durante algunas noches sus movimientos y que tuve la osadía de escabullirme hasta su laboratorio… pero es que deseo saber algunas cosas y usted sabe de mi interés por est…

-No digas más, hermano, por favor te lo suplico. He de contarte.

La cara de sorpresa de Marcos ante tal afirmación fue notoria y no pudo evitar exclamar y expresar su alegría al maestro abad estrechándole sus manos.

-¡Gracias padre abad, muchas gracias por explicarme, muchas gracias por evacuar mis ansias de conocimiento!

-Tranquilo, hermano Marcos, ten en cuenta que es un tema delicado. Verás, el tratamiento de la materia no puede ser enseñado así porque sí entre los jóvenes monjes, requiere de una iniciación… emmm… mira, este conocimiento encierra un saber invalorable, algo que tu ni siquiera podrías llegar a comprender con tus ansias de saber, como bien me dices… eehh… lo que intento decirte es que la combinación de la materia abre puertas… puertas de las que mejor, para evitar explicaciones, deberías comprobar con tus propios ojos. Abriremos una esta noche.

Marcos no caía ante tales afirmaciones. Parecía salido de un libro secreto egipcio, de la biblioteca de Alejandría o de algún lugar remoto de los libros perdidos que en alguna oportunidad se informó cuando adolescente, hacía algunos pocos años. De todas formas la veracidad de lo contado por el abad estaba por verse, tendría que verlo con sus propios ojos, como bien dijo el maestro.

El maestro abad encendió el crisol y colocó un líquido amarillento que se encontraba estacionado en una pequeña vasija de cobre. A los pocos minutos el líquido comenzó a burbujear, por lo que el viejo monje se apresuró a tomar un espejo de mano y colocarlo justo encima del crisol, separado por unos escasos cincuenta centímetros, inclinado en unos cuarenta y cinco grados. De repente un rayo de luz se precipitó hacia arriba, chocó en el espejo y generó en la pared un agujero de aproximadamente un metro de largo por sesenta de ancho, neblinoso y oscuro.

-Esto es, querido hermano, la respuesta de por qué el secreto debe ser guardado y para ello el silencio es primordial. Esta puerta es los tiempos, donde éstos se acercan oscilando en una curva que no comprenderás jamás. Te invito a que asomes tu cabeza para que puedas vislumbrar algo… ¡¡y ver!!

El hermano Marcos no salía de su asombro. El insólito ofrecimiento del abad lo apabulló y dejó aniñado por unos momentos. Pero las ansias de conocimiento pesaban más y se adelantó por el cuarto hasta la pared otrora lisa y blanca. Lentamente introdujo la cabeza por el hueco, observando una nebulosa que lo hipnotizaba. Para ello, hubo de inclinarse un poco en el suelo, ya que la puerta se encontraba a la altura de la arista, un metro hacia arriba.

Raudamente y depositando el espejo en un frasco, el maestro abad tomó una barra de hierro y le propinó un golpe significativo al hermano en cuclillas, lo que hizo que éste trastabillara y se perdiera por el hueco nebuloso abierto. Ningún ruido se escuchó. Seguidamente el maestro abad cerró la puerta pronunciando unas palabras alegóricas al señor, apagando el crisol y quitando el espejo de la posición donde se encontraba.

A la mañana siguiente los sorprendidos jóvenes monjes fueron recibidos por el abad con una carta de despedida del hermano Marcos, alegando en ella que se vio obligado a abandonar la abadía urgentemente por la pérdida un familiar muy cercano, por lo cual no pudo esperar a despedirse de sus hermanos.

El destino abarcaba todos los sentimientos al mirar sus manos. El destino es… mejor dicho, el destino son… estas dos líneas que cruzan mi mano derecha. Sí: estos surcos, se dijo, y prosiguió su andar cansino a través del pasillo.

Una vez vio de cerca las cortinas de la vecina de junto. Sencillamente no pudo soportarlo y salió gritando, espantado por la abominación. Los animales metidos allí, esa mugre, esa especie de mega ciudad de la suciedad creada por esos seres asquerosos, que estaban comiendo todo el edificio, le era insoportable.

Si bien la pulcritud física no era una de sus características, no se le podía objetar a Diego Rimeson que no estuviera a la orden del día el corte de sus uñas. “Mis malditas uñas…” El círculo se empezaba a cerrar, pensaba muchas veces en las noches, tirado en la cama de su pequeño cuarto en las zonas aledañas al desierto de Mech, rico en fábricas en constante producción del Carburante 4yx2, la nueva droga -por así llamar a la producción de primera línea de poder- del momento para la región, sin arriesgar el mundo porque la globalización era algo perdido en forma de paleta de degradado. Todos compraban y vendían del carburante, el carburante… lo era todo.

Rimeson era operario en una de las plantas de la manzana B14, donde muchas veces se cruzaba el See Emily Play con el The Gnome añejo en el camino, y también donde abordaba la cruenta lucha contra la puerta debidamente cerrada y la mente alerta a que los calendarios de partidos de Pelozoqueno estén debidamente completados. Y el surf espacial, por supuesto, que no podía dejar el surf espacial por nada del mundo -eso era antes-, aunque sus uñas le carcomieran el miedo. Eso sí: la tabla debía estar siempre limpia… ¡limpia! Les gritaba a quien osara preguntar el por qué de semejante contradicción. Diego comentaba a menudo que la mejor preparación de una tabla para surf espacial es cortar los cables de la caja que oficia de amenizador de la estabilidad, ya que eso hace fluctuar la pirueta en las montañas y montañas de basura. Por cierto, el surf espacial se practica en un basurero toxico. En realidad se puede practicar en la mayoría de los basureros tóxicos establecidos a lo largo de la provincia de Moderna Buenos Aires, pero este montículo en el ex cañaveral de San Perrado tenía una particularidad especial: las barridas eran inalcanzables en otro lugar.

Muchas veces Saturno lo acompañaba en sus peripecias. Saturno también notaba la distancia que en forma paulatina se transformaba en abismo entre los dos. Crecieron juntos en el pueblo y compartieron los sucesos grandiosos e inclemencias del surf espacial como deporte amateur -invariablemente-. Después vino la banda musical con la caja musical personal virtual y el micrófono conseguido a 20 Sentires Nacionales en una feria de mala muerte que siempre pasaba por ahí los domingos de cada mes. Después volvió el surf espacial cuando pasó el auge. Y así. Las rotaciones en la vida son los mensajes de nuestro ingrato pasado.

Los papeles desperdigados por el sillón iban y volvían de su mano. Dejó atrás el pasillo y acercó la cara al detector ocular que permitía el ingreso en su casa. El departamento tomaba forma de alfombra empapelada, de camino de recepción y hasta de plaza después de egresar en los días de fin de clases. Aunque eso es otra historia, y una muy vieja; ahora tiran rayos láser para festejar y toda la podredumbre educativa perdida en la corrupción por el carbono.

Pero Diego no pensaba en eso, poco le importaba, es más, poco le importaba el ambiente donde la sociedad se desenvolvía o si hubo algún pasado social, o si hubo algún sueño de destino para alguna persona de sus características, o si el surf espacial lo llevaría a la virtualidad de la red donde podría haber sido famoso de no ser por las pequeñas conexiones que su cerebro empezó a claudicar para buscar otras necesarias para completar un sentir personal, una necesidad inefable: digitalizar su vida en un sentimiento único transmitido a través de la conexión de su tabla. Todo labrado a mano. “¡Pero qué diablos!”, se decía a las 12.30 de un mediodía arrugado cual papel pasado por la maquinita de plástico sintetizado, esa que venden en el carrito a carburante de la esquina. Debía parar para completar los formularios en papel, método arcaico pero placentero, si ahora el cable de interconexión cerebral manejaba todo. Los sentimientos estaban reflejados en pantalla, era el control remoto para todos los electrodomésticos. De no ser así estabas acabado, fuera del circuito de comentario en las altas esferas. Pero así también, otro tanto poco le importaba a Diego eso, por no decir poco le importaba nada ahora.

En reiteradas oportunidades cruzó el lago que separa al gran basural pensando, diversificado en esos ensimismamientos y abstracciones sobre el destino: el destino como el perfume de la mañana que tenía su tabla; el final es el principio con olor a cable quemado; el destino como una astilla que se cuela en la yema de los dedos; el destino que encastra como una tuerca en el tornillo perdido hacía años. Los domingos, se decía, eran los momentos de hacerse libre del trajín y pesadez de los días anteriores, y en lo sucesivo necesitaría más papel para anotar los partidos y más limpieza para la tabla, que necesitaba ver siempre oblicua en la esquina derecha de la casa, motivo por el cual a determinados horarios el sol debía irradiar una brillo particular, luminosidad que, volvía a decirse, sólo el podría apreciar.

-Menos mal que Syd hizo Interestelar Overdrive y no murió en el intento.

Pero los tiempos era algo que no manejaba bien últimamente, como así tampoco sabía como había dado con el disco que muchas veces quiso emular en su maquina virtual personal, esa cajita de música no necesariamente de última generación -no podía darse esos gustos-.

-Dios no juega a los dados, evidentemente, y yo sé porqué: no le gustan los dados, porque tiene un rompecabezas. Ese rompecabezas es el destino, y si todo sucede así es porque está establecido de esa forma. ¡Y si el destino quiere que esté en este momento haciendo esto mismo, es porque la función evidentemente trasciende a mi conocimiento sobre lo global!

Saturno Cr4 -así se llamaban los huérfanos usualmente abandonados a la buena de dios conocimiento- también era compañero en la fábrica con Diego. “La profundidad se descubre llegando al fondo, se decía continuamente, y en ello era necesario fundamentalmente la voluntad de querer llegar al fondo, cosa que en estos días se ha dejado de lado por la virtualidad, que avanza a pasos agigantados por aislar las mentes en este destino cruel y dependiente.”

“El entorno donde se movían no les ha permitido llegar más allá”, rezaba el díario digital una y otra vez con los psico deportistas estancados en una ciudad llena de basurales y para practicar un deporte de segunda categoría pero muy prometedor.

-Vamos, vamos, liberate y salís, salís; te despertás del sueño de una vez, te abandonás a los vapores externos, te abandonás a todo, de vuelta a las sensaciones añejas, esas que nos mantuvieron vivos en medio de esta porquería.

-No puedo, ahora, Saturno, creeme que lo siento mucho. Esos tiempos pasaron para mí. Ahora el rompecabezas está en movimiento de otra pieza.

-¿Pero de que menhires me estás hablando, Rimeson? -dijo Saturno.

El ambiente del departamento donde vivía su amigo lo encontraba en un estado deplorable, peor del que hubiese imaginado. No había nada que hacerle, era evidente que no estaba en sus cabales y que difícilmente volviera a los proyectos anteriores.

“Ni siquiera sé qué es lo que está haciendo con todos esos cables y la tabla puesta casi saliendo a la ventana. Pero además de eso es la túnica que lleva puesta la que me inquieta…”

-Diego, la verdad, ¿no pensaste en llamar a tus viejos para que te den un mano además de la virtuaplata que pasan al mes? ¿Y se puede saber que es lo que llevás puesto?

-Es mi equipo de trabajo, por si te afecta en algo. Tenés razón: a lo mejor podría dejar todo e irme a vivir a lo de mis padres y olvidarme de la banda por toda la vida, y cuando me hagan notas diga que me olvidé de todos ellos -sentenció.

-¿De qué banda me hablás? Te digo la verdad, ya te pierdo el hilo de lo que tratás de transmitirme cuando empezás a parafrasear.

Después vino el más absoluto silencio y el ensimismamiento de nuevo. Los calores pasaron como llamaradas, esa necesidad de contemplar la tabla que la hacía volar, que era inevitable, pero Saturno que estaba ahí y molestaba su visión: siempre en soledad es mejor, pensaba.

Allá afuera el frío galopaba y abusaba de su metáfora. Allá afuera era otra realidad, una realidad cruel que atormenta y que ofrece el contrapeso a la felicidad, ese contrapeso desproporcionado que Diego no podía sostener, que se le escapaba de las manos, que vencía sus extremidades, que abarrotaba sus sueños.

Hubo algún tiempo donde prefirió las sacudidas de la tabla como descarga a las presiones de la fábrica, pero pasó el tiempo y la fábrica ya no era fábrica, era el rival que iba comiendo con sus fauces todo su entorno, iba proliferando cual maleza en los campos abandonados… sólo restaba Syd, que algodonaba los pesares en una atmósfera sin igual. Así lo trasladaba a su tabla.

Los cables eran el símbolo. Los cables iban a trastocar la parte virtual que tiene la mente con la real, que puede obviamente palpar, pero que no satisface, la tabla que no completa… pero eso por poco tiempo.

Las noches fueron haciéndose más densas para Diego a medida que el tiempo transcurría. Todo comenzó allá en el verano, cuando la tabla y sus frustraciones se fueron emparejando hasta hacerse uno solo, entonces la satisfacción mutó en angustia en forma recurrente, después aparecieron los cables para mitigarlo en parte.

Confiaba en que el destino tenía preparado todo esto de alguna forma, a lo mejor algunas palabras estaban de más, algunos mensajes estaban mal puestos… pero él iba a encargarse de ordenarlos. El camino recién comenzaba y había mucho que hacer. Unos padres que dejó hacía tiempo a veces le recordaban algunos puntos que se asemejaban al pasado… pero esos detalles eran como neblinosos, inconsistentes, y por supuesto, demasiados fugaces para detenerse. Había mucho que hacer.

Cuando dejó la fábrica en una decisión de poderoso peso para su situación, sintió la angustia, esa que come la boca del estómago cuando el espacio se achica demasiado… Y esas caras que le eran tan extrañas en la calle, todas esas reuniones deportivas y laborales que alguna vez pensó que podría soportar, pero no, mejor era huir. Mejor era refugiarse en el departamento y mejor era construir el proyecto que lo cambiaría para siempre, la única forma en que podría ser reconocido verdaderamente, tal y como se lo merecía.

El dinero no sobraba, pero era suficiente para resistir unas semanas. Después una llamada a sus padres solucionaría el resto. Se lo debían a causa de sus viajes y abandonos constantes. Se lo debían por lo duro que le fue la adolescencia desnuda, hasta que por fin pudo escudarse en la tabla: ella lo protegía del desenvolvimiento que tanta molestia le causaba.

Pero entonces Diego siempre viene a mi mente, en esos días fríos de invierno me ataca con mayor pavor y no puedo sacarlo de mi cabeza. Lo veo volar con su tabla por la ventana y no puedo pronunciar palabra, porque me asalta en las mañanas, me asalta en las noches, me invade en cualquier momento, inclusive cuando me levanto al baño en madrugada, porque sé que si no voy al baño no voy a poder dormir bien. Al principio sacarlo era bastante simple, si limpiaba el ambiente con mis nueve apretadas del rayo infrarrojo, después requirió de algo un poco más complejo…

Pero lo peor de todo esto no es la imagen de Diego volando al infinito, lo más desgarrador es la forma en que Syd me canta en mi cabeza.